lunes, agosto 23, 2010

Con los chilenos.

Ayer no quise poner nada, porque me pareció que era el día de Chile.
Hoy sólo decirles que estoy segura de que somos muchísimos lo felices con la noticia del reencuentro con los Mineros.
Personalmente, lo que más me emociona es el que no hayan abandonado de ninguno de los dos lados. Porque no podemos decir que éste fuera el resultado previsto.
Por supuesto que seguimos tratando de ayudar, y ahora agradecer, con nuestra oración para que siga yendo muy bien todo lo que falta.

viernes, agosto 20, 2010

Antes de ayer, se nos murió otra hermana.
Estaba muy enferma, después de una operación seria de la que no repuntó y pasándolo muy mal.
Ya tenía bastantes años, ochenta y siete, pero antes de la cirugía, hace poquito más de dos meses, estaba de lo más bien y era la sacristana.
Por eso sentimientos dobles: Por un lado la alegría de que ya está ella feliz y para siempre en el Cielo. Por otro, el desgarrón que siempre resulta cuando se muere una persona querida con la que compartís la vida.
Desde abril, hasta hoy, es la cuarta hermana que se nos muere en la comunidad.
De todos modos, sobre todo –al menos así lo siento- es tiempo de agradecer mucho: Tanta vida, la que pude conocer y la que me cuentan hermanas más antiguas, fecunda… Y la alegría de que ya sólo le queda GOZAR PARA SIEMPRE DEL AMOR MISERICORDIOSO DE DIOS.
Ese día llegará para nosotros también.

lunes, agosto 16, 2010

¿Será cierto?


Me acaba de llegar un mail donde te advierten lo peligroso que puede resultar que se te rompa una lamparita de bajo consumo.
Debido al mercurio, hay que tomar muchas precausiones en el modo de barrerlo. Salir del ambiente los primeros 15 minutos y demás.
¿Puede ser cierto algo así?
¿Puede ser que promuevan la venta de algo tan peligroso?
Porque ¿a quién no se le puede romper una lamparita?
Me encantaría si alguien que sabe, nos puede dar una respuesta cierta.
¡Gracias!

domingo, agosto 08, 2010

Caracterología para la vida

Estamos llegando al final de un cursito de caracterología –el primero que doy en Buenos Aires- que me pidieron algunas voluntarias del Comedor.
A ellas les encanta; pero hoy me daba cuenta lo bien que me hace también a mí.
Al principio no tanto, porque hay que empezar de cero, pero a medida que pasan los encuentros cada vez se hacen más participativos y con casos concretos: las preguntas son mejores, pensás en rasgos de personas que conocés, y cosas por el estilo.
Por eso, uno se va comprometiendo más en el intento de comprender a los demás –muchas veces alguien con nombre y apellido y no un ser ideal-, de reconocer su propio modo de ser, de respetar al distinto. Y así –sin querer- se te va ablandando el corazón que a veces tenemos bastante rígido.

Y en todo esto, la que más gana soy yo, porque tengo algo más trabajado el tema y un poquito más claras las cosas.
Así que, como pasa casi siempre, un servicio al otro se convierte en un gran beneficio personal.

lunes, agosto 02, 2010

Poco tiempo

Me está resultando difícil entrar a los blogs; escribir en éste o visitar otros. Es que estamos con varias cosas entre manos.
Hermanas -algunas de las mayores- bastante delicadas de salud; un encuentro aquí en casa, de varios días, de hermanas jóvenes latinoamericanas de nuestra congregación; y también bastante trabajo en el comedor, ya que con las vacaciones de julio hubo menos voluntarios y más comensales.
Ya entraré en ritmo de nuevo.
Desde ya que los amigos blogueros igual están presentes. Sobre todo en el recuerdo y en la oración.