miércoles, mayo 23, 2007

Delicado equilibrio

A veces sucede en los matrimonios con hijos, que los esposos -después de un tiempo de trabajar seriamente por lograr el bienestar deseado para los que quieren, o también después de un tiempo significativo de dedicarse mucho al cuidado y educación de los hijos- se encuentran un día muy alejados entre ellos. Lo que comenzó siendo el fruto natural del amor mutuo, poco a poco, fue ocupando el centro de sus vidas; y desplazando silenciosamente el fin primero.
También a los consagrados nos sucede: Un día nos damos cuenta que tenemos el corazón tan totalizado en las obras del Señor, que nos encontramos, sin querer, bastante alejados de Él.
Creo que el secreto no está –ni en las familias ni en los consagrados- en dejarlo todo para volver a ser sólo dos... sino en tratar de cuidar, siempre y cada día, la relación primera como única y verdadera causa de la fecundidad.

Quiero decir: el amor, si no es fecundo y abierto, no es verdadero amor; o, al menos, no será por mucho tiempo verdadero amor. Pero debemos cuidar no quedarnos 'enganchados' con los frutos y vayamos, por eso, descuidando el amor.

9 comentarios:

manly dijo...

Es muy interesante lo que dices. Es para meditarlo, y para charlar de ello en directo.
Un saludo.

Argenlibre dijo...

¿Sabías que menos del 0,5% de los argentinos residentes en el exterior votaron en las elecciones nacionales del 2003?

En el 2007, Argentinos… a Votar!!!

Sin importar tu estatus migratorio, realizá el cambio de tu domicilio y registráte para votar antes del 30 de Junio del 2007 en el Consulado Argentino más cercano a tu domicilio y votá en las elecciones Nacionales del Domingo 28 de Octubre del 2007.

Para más detalles consultá con tu Consulado o en ¿Cómo Votar?

Invitamos a todos los argentinos y las asociaciones de argentinos en el exterior sumarse a la campaña Argentinos a Votar!. Hacé correr la voz, contále a tus amigos, familiares y conocidos
http://www.argentinosavotar.net/

http://argenlibre.blogspot.com/

aeronauta dijo...

Tienes toda la razón, Jo. El unisr las dos vocaciones al AMOR por caminos diferentes pero convergentes, hace repensar la relación.

Como siempre, "una sola cosa es necesaria" y hay que cuidar el amor que vale por el camino que el Señor nos ha dado a cada uno.

Salió medio enredado, pero ¡tú me entiendes!

Un beso grande. ¿Te acostumbras?

Juan Ignacio dijo...

Va tomando ritmo y reflexión la nueva etapa uruguaya de Blogborrador. Incluye además pinturas de Montevideo. Un lujo.

Cristian dijo...

Hermana:
Tiene mucha razón en su entrada... gracias por el tirón de orejas... pasaba a desear Feliz Pentecostés. Bendiciones.

Raquel dijo...

FELIZ PENTECOSTÉS!

hna josefina dijo...

Muchas gracias por los comentarios. Para raquel ¡Igualmente!

Pablo Muttini dijo...

Alegría leerte tan entusiasmada, querida Jose. Intento aporte. Tal vez la clave esté en re-pactar. Me explico mejor. El problema es instalarse en el amor como algo definitivo. El amor reclama creatividad y búsqueda. Yo no soy el de ayer y tampoco el de mañana y por lo tanto, debo renovar el pacto de amor cada día. Sólo así puedo seguir creciendo, recibiendo y dando. A veces nos quedamos demasiado quietos y sin darnos cuenta, en poco tiempo, paralizados. Parafraseando a la distancia la profunda filosofía de Mafalda..."el amor es como la sopa: si no lo tomás, se enfría".
Re-pactar.
Mi matrimonio no es el mismo que hace 22 años; sin darnos cuenta, re-pactamos muchísimas veces. Hoy es totalmente diferente y mucho más maduro. No quiere decir que el pacto original fuera pobre, sino que éste nuevo, siempre es más rico y mucho más insulso que el de mañana. Creo que por allí va la dinámica del amor. Volver a elegir. Volver a pactar. Día a día decir SI.
Abrazo grande
Pablo

hna josefina dijo...

¡Buenísimo Pablo!
Voy a pasar tu comentario a una entrada, para que lo leamos todos, y por ahí la reflexión da para más.
¡Gracias!