martes, junio 05, 2007

Compartiendo

Ayer -llegaba de Bs.As., al salir de la terminal de Micros de Montevideo- se me acercó un muchachito, con muy lindo modo, para ofrecerme. Había un micrófono instalado y, a cierta distancia, una persona filmando:
-Somos de tal canal (todavía no reconozco los canales uruguayos) y estamos haciendo una especie de encuesta sobre 'la despenalización del aborto'. Sería muy interesante que usted diera su opinión (como saben, uso hábito).
Le agradecí que me lo pidiera, pero no me animé.
Después me quedé pensando por qué. Y llegué a esta conclusión:
Creo que en estos tiempos nuestros, ocurre bastante tratamos temas vitales, importantísimos -que requerirían mucho tiempo de diálogo y reflexión profunda-, prentendiendo resolverlos muy rápidamente. Como si fuese algo tan sencillo como prender o apagar la luz.
Por supuesto que no estoy, de ningún modo, con la justificación del aborto,ya que no creo que -como piensan algunos- 'sea mejor matar uno a que que se mueran dos'. Pero ¿el tema es penalizar o despenalizar? ¿Es bueno que sea sobre lo único que hablemos, los que tal vez no coincidimos, en torno a algo tan trascendente?
Sí, la verdad que me parece una macana, tratar tan puntual y utilitariamente cosas tan 'humanamente vitales'.

5 comentarios:

Kike dijo...

Hola, hermana:

Oops, me temo que no te entiendo. ¿A qué te refieres con "[...] ¿el tema es penalizar o despenalizar? ¿Es bueno que sea sobre lo único que hablemos, los que tal vez no coincidimos, en torno a algo tan trascendente?"?

hna josefina dijo...

Kike: ¡Gracias por tus comentarios!
Lo que intento decir, por ahí no sé explicarlo, es que desgraciadamente hoy, en los temas importantes en que a veces no coincidimos las personas, sólo tratamos de resolver nuestras diferencias en decisiones puntuales... Donde es muy posible que quedemos mucho más lejos unos de otros. En cambio de -me parece- tratar de juntarnos primero para pensar y dialogar juntos el problema de fondo; que así habría mucha más posibilidad de entendernos y avanzar.
Por supuesto que no puedo aceptar de ningún modo el aborto. Pero creo que a la exigencia de una contestación de penalizarlo o despenalizarlo siento que hasta puede haber una trampa, ya que con mi respuesta puedo dar a entender cosas que no quiero decir.
¿Se entiende?

Pablo Muttini dijo...

Creo que te entiendo, Jose. Obvio que la respuesta es un NO, pero sin duda se queda corto. El NO es fruto, no punto de partida. Solo despues de ser fruto podrá ser punto de partida. En "frío" no o sí, pueden parecer nada más que dos posturas y agotarse en ello. Es muy complicado el equilibrio entre la respuesta mediática y la verdadera respuesta.
Mientras pensaba estas cosas me acordé de las sesiones maratónicas en el Congreso antes del cierre a fin de año. Tal vez sea eso lo que se busque: aprobar a paquete. O tal vez sea eso lo que estemos prefiriendo las personas: aprobara a "paquete cerrado". Trágico pero sencillo.
Sigamos pensando y rezando.
gracias

hna josefina dijo...

¡Tal cual, Pablo!
Me entendiste regio. ¡Gracias!

sinretorno dijo...

Hermana , que razón tiene, pero no se fíen un pelo del lenguaje. En españa año 85 se despenalizaron tres supuestos, no se legalizó pero resulta que en veinte años se han abortado 1 millón en clínicas privadas(perdón por lo de clínicas), sin cumplir la legislación. es una trampa, se lo puedo asegurar. Vean el caso español.