viernes, mayo 30, 2008

El amor es...

“El amor es paciente, es amable; el amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta.”
(Pablo, 1ra. Corintios 13, 4-7)

sábado, mayo 24, 2008

El Cuerpo de Cristo


"...
Se dio a los suyos, bajo dos especies,
en su carne y su sangre sacratísimas,
a fin de alimentar en cuerpo y alma
a cuantos hombres en este mundo habitan.

Se dio, naciendo, como compañero;
comiendo, se entregó como comida;
muriendo, se empeñó como rescate;
reinando, como premio se nos brinda."
(del himno de Laudes, Corpus Christi)

viernes, mayo 23, 2008

¡Que Dios nos ayude!




Bandera ruralista.
Dios nos ayude a construir, entre todos, un país para todos, y abierto a las necesidades del mundo.
Y un país en paz.

martes, mayo 20, 2008

Otra de mis pequeñas andanzas.

En una esquina del Bulevar Artigas muy concurrida, había un señor, sentado en el piso, pidiendo limosna; realmente parecía con dificultad para moverse. Por ser religiosa no suelo dar limosnas; así que siempre trato de, al pasar, saludarlos con una sonrisa. Esta vez, hice lo mismo y seguí, cuando siento que el hombre me llama:
- Hermana ¿podría hacerme un favor?
Retrocedí.
- Sí, por supuesto. Si puedo...
- ¿Podría comprarme, en la panadería de aquí a la vuelta, unas galletas?
Me encantó el pedido. Limosna no le daba, pero ¡qué mejor que darle una mano!
- Malteadas y sin sal, vienen en paquete (recordar que –argentina en Uruguay- no dejo de ser forastera). ¿Cuánto costarán?
- ¡Ni idea!, pero las compro y después te digo.
Partí a la panadería. Me dijeron que malteadas, sólo con sal. Tenían que ser magras o marinas. Volví a preguntarle cuál de las dos.
- Las más baratas ¿Cuánto cuestan?
Yo, tonta, no había averiguado. Me dio $30 en moneditas.
Volví a hacer la compra. Costaba $34,- por lo que puse cinco míos y me devolvieron uno. Se la llevé a mi amigo, le entregué el paquete y me preguntó el precio; me dió cinco pesos, y le devolví uno.
Nos saludamos los dos, y me iba muy contenta.
A los dos pasos:
- ¡Hermana!
Volví a darme vuelta:
- ¡Rece por mí!
- ¡Sí por supuesto! ¡Y vos por mí también!
- ¡Sí, yo también! ¡Chau!
- ¡Chau!
------
Me encantó el encuentro.
Estas son las alegrías que da el usar hábito religioso.

domingo, mayo 18, 2008

Hoy: Juegos.


Me encantó la entrada de Juan Ignacio.
Me hizo acordar de algo -se lo puse en los comentarios- que se me había ocurrido el otro día:
Con tantos juegos bélicos, o de consumo -bien divertidos muchos por cierto- como hay para adolescentes, jóvenes y también adultos ¿No se podrá inventar algunos, tan o más divertidos, pero con contenidos solidarios o de construcción de un mundo más justo, o cualquier tema fuerte, positivo, e igual de desafiante?
Yo lo pensaba un poco como el antiguo Estanciero, TEG, Monópolis... pero, ahora con lo de Juan, pienso que hoy se podría inventar alguno a jugarse en el ciberespacio... ¿Por qué no?.
Lo único: yo en este caso los haría con valores universales -no tan explicitamente confesionales- para que sean accesibles para todos.
¿Quién se anima? ¿Es un disparate ir armándolo entre muchos?
Tal vez ya hay y no conozco... ¿Son buenos?

miércoles, mayo 14, 2008

Tiempos difíciles.

Estaba pensando que los momentos difíciles –aquellos en que pareciera que no hay salida, que cuestan mucho, y uno teme porque se siente realmente amenazado sobre todo en las personas más queridas- no es fácil vivirlos (perogrullada). Por eso, a veces sucede que uno, sin querer, baja los brazos, o mejor dicho la guardia y vive un ‘sálvese quien pueda’: pareciera que lo que me queda es intentar –para mí y sobre todo para los míos- lo pasemos lo más suavemente posible.
También puede pasar –lo he experimentado, en lo personal y sobre todo en otras personas- que caigamos en la cuenta que lo que puede ‘salvar’ este momento –aunque permanezcan las mismas condiciones arriba descriptas- es que, cada uno, tratemos de sacar lo mejor de nosotros mismos en cada momento, para aliviarnos unos a otros.
Si, cuando recuerdo tiempos bravos vividos así, también tengo la experiencia de que, al final, se convierten en ‘tiempos –también- llenos de bendiciones’.

domingo, mayo 11, 2008

¡Ven!

Ven, Espíritu Divino,
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre,
don, en tus dones espléndido;
luz que ilumina las almas
fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,
descanso en nuestros esfuerzos,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas,
y reconforta en los duelos.

Llega hasta el fondo del alma
Divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del alma
Si Tú le faltas por dentro.
Mira el poder del pecado
cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía.
Sana el corazón enfermo.
Lava las manchas. Infunde
calor de vida en mi hielo.
Doma al espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones
según la fe de tus siervos.
Por tu bondad y tu gracia
dale al esfuerzo su éxito.
Salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén

(Secuencia del Espíritu Santo)

miércoles, mayo 07, 2008

Hoy

Me cuesta escribir de otros temas.
Estoy preocupada por nuestro país. Y cuesta estar lejos, aunque sea tan cerca.
Es cierto que, en esto tiempos, son varias las situaciones dolorosas en nuestros países latinoamericanos...
Ojalá encontremos verdaderos caminos de construcción solidaria, en paz, y con oportunidades ciertas de vida digna para todos y cada uno de los que vivimos en ellos.

sábado, mayo 03, 2008

¿Por qué será?

¿Por qué será tan corriente que no nos animemos a avisarle a un amigo, un hermano o un conocido cercano, que tiene una enfermedad terminal o que se está muriendo?
No sé si nos pasa lo mismo con todas las noticias difíciles de digerir. ¿Por qué será?