martes, febrero 16, 2010

Comedor


Ayer empezamos con el Comedor.
Durante febrero no daremos almuerzos -así llamamos a la comida del mediodía- sino que entregamos algo para que se lleven: un buen sandwich, alfajores, algo de pan, y según los días puede haber también algo más que nos hayan donado.
Así también se hace durante el resto del año todos los sábados. Y, mientras haya, le damos a todo el que se acerque y pida.
En cambio, a partir de marzo, entran -por turnos- al comedor y reciben la comida sentados.
Ahora -antes no era así, pero ya hace un tiempo que se cambió- para venir al comedor hay que tener documento. El que no tiene, y quiere, aquí mismo le ayudan a gestionarlo; pero si no, no puede recibir el almuerzo.
Son opciones. Quienes tomaron ésta -de pedir el documento- consideran que es una forma de ayudar a las personas a promocionarse.
Les contaba: Empezamos ayer: vinieron 25; hoy 40. Veremos mañana.

10 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Pedir el Documento de identidad es una buena manera de rescatarlos de la enajenación y el abandono total.
Que la Divina Proviencia las asista hermana, y tengan siempre algo para brindar a los hermanos necesitado que tocan a la puerta.
Ese deseo tambien corre para mi hogar, porque también golpean a la mía seguido, para pedir ayuda.
Cariños y que Dios la bendiga.

Fernando dijo...

Querida hermana, no entiendo muy bien qué sentido tiene pedirles el documento de identidad. ¿Es para evitar que abusen y pidan comida varias veces, en un día? Si no es así ¿qué utilidad tiene pedírselo? Imagino que algunos de ellos serán tan marginales que ni siquiera tendrán interés en ser ciudadanos, ¿no?

¿Tienen algún beneficio social, por tener ese documento, como ocurre en España con los emigrantes ilegales que se empadronan en los Ayuntamientos?

hna. josefina dijo...

Fernando. Tenés razón, para nosotras no cambia nada. Antes no les pedíamos nada y venía mucha más gente, que ahora por no tener documento no lo hace. Pero las hermanas que estuvieron a cargo del tema los últimos años pensaron que, si les piden que saquen el documento -aunque sea para poder comer- les ayudan a que lo tengan para poder trabajar por ejemplo, tener los derechos de ciudadanía y demás, incluso alguna pensión por ejemplo.
A mí, te confieso, también me cuestiona que estemos dejando de lado a quienes quedan tan marginados que ni tienen documento... pero comprendo que son distintas opciones y no sé que una de las dos sea mejor que la otra.
(¿se entiende? ojalá que sí)
Saludos.

Natalio Ruiz dijo...

Qué bueno! También me parece bien lo del documento.

Respetos cuaresmales.

Natalio

Francisco Javier dijo...

Estimada Hna. Josefina:

El Señor le acompaña. Estoy seguro de que guía sus pasos y sus actos, entonces, mucha confianza en que todo siga marchando bien ;-)

Un abrazo cariñoso desde Santiago de Chile.

AleMamá dijo...

Es un alinda labor y creo que no es malo pedir un papel...¡hay tanto caradura que le quita la ayuda a verdaderos necesitados!
Si algo sobrara, cuando den alfajores...¿me guardas uno?
Un beso

Juan Ignacio dijo...

Creo entender la medida. Está orientada a aquello de no dar sólo el pescado sino enseñar a pescar.

El que se resiste a aprender a pescar también debe ser ayudado, por supuesto. Quizás haya otras maneras. La misma medida de pedir el documento puede ser "flexibilizada". Por ejemplo: Si Ud. no tiene documento pero necesita nuestra ayuda, venga a explicarnos por qué no puede obtener el documento, quizás podemos ayudarlo.

Saludos.

Fernando dijo...

¡¡Clarísimo!!! Muchas gracias.

derechofamilia-páginas libres dijo...

Querida hermana Josefina,
Siempre la tengo presente en mis oraciones y núnca olvido su ayuda espiritual en los momentos dificiles por los pasé.
Es muy hermosa la labor que hacen, el dar alimeto al que lo necesita es muy importante, pero me duele pensar que no puede ser atendido el que no tiene un documento de identidad, es muy importante tratar de solucionarles este problema, ya que sin documentos es como si no existieran, y sin documento de identidad no pueden tener trabajo.
En Perú existe una campaña para que puedan tener ese documento sin costo alguno. El Derecho a la Identidad, es un Derecho Humano,que todo ser humano lo tiene.
Que Dios la bendiga a usted y todas las hermanas de su Congregación.
Cariños,
María del Carmen

hna. josefina dijo...

Por supuesto Ma.del Carmen, si ellos quieren nosotros les ayudamos a gestionar el documento y mientras tanto ya pueden venir a comer. El tema es cuando no quieren sacarlo, que ahí no pueden venir a nuestro comedor. Espero que en otros -aquí hay muchos- los reciban igual.
Un abrazo.