lunes, agosto 16, 2010

¿Será cierto?


Me acaba de llegar un mail donde te advierten lo peligroso que puede resultar que se te rompa una lamparita de bajo consumo.
Debido al mercurio, hay que tomar muchas precausiones en el modo de barrerlo. Salir del ambiente los primeros 15 minutos y demás.
¿Puede ser cierto algo así?
¿Puede ser que promuevan la venta de algo tan peligroso?
Porque ¿a quién no se le puede romper una lamparita?
Me encantaría si alguien que sabe, nos puede dar una respuesta cierta.
¡Gracias!

9 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Tienen algo de mercurio pero no creo que sea dañino por su poca cantidad.

AleMamá dijo...

Son las únicas que se pueden comecializar en Europa y ya sabemos cómo son de delicados en estos temas.
Yo no tendría ni un temor, pero no sé darte razones científicas.
Besos

Jorge S. King dijo...

Hola Hna Josefina, le sugiero leer una nota de Greenpeace: "Preguntas frecuentes sobre lámparas de bajo consumo", al respecto del mercurio dice: "Si bien las LFC contienen mercurio, la cantidad que cada una posee es de alrededor de 2mg., esto es, mil veces menos que un termómetro clínico y cien veces menos que un clásico tubo fluorescente, según el INTI. El mercurio es un material peligroso que tiene efectos bioacumulativos en toda la cadena trófica por lo cual es indispensable tomar precauciones"...Sigue.
También le sugiero leer un artículo del diario La Nación: Alertan sobre lámparas de bajo consumo. Publicado en Septiembre de 2006.
Espero le sea de utilidad. Me permito colocar estos links porque no implican una propaganda comercial y aportan información respecto del tema del post. Espero no le moleste Hna. Josefina Saludos Santiagueños.

Edit dijo...

En casa ya estamos en alerta, y si se dieran los síntomas las cambiaremos.
Le dejo lo que encontre: Tan peligrosas serían las nuevas -contienen mercurio- que, en caso de rotura, lo más sensato sería desalojar el lugar al menos durante 15 minutos. Tampoco es recomendable recoger los restos con aspiradora ya que podría inhalarse el polvo contaminado con el tóxico. Ahí no queda la cosa. Por si fuera poco, la luz de estas bombillas (más intensa que la que emiten las lámparas de hilo convencionales) podría desencadenar migrañas y eccemas en personas con la piel fotosensible. Sin embargo, nada se advierte al consumidor en los embalajes de estas luces.

Quién iba a sospechar hasta hace una semana -cuando el propio Ministerio de Medio Ambiente de Reino Unido lanzaba la alarma a través de un polémico informe, tras un año promoviendo el uso generalizado de las CFL- que esas bombillas convertidas en iconos populares de la lucha contra el cambio climático (si ahorran electricidad, las centrales producen menos y contaminan menos), en la práctica no serían tan sanas para la gente como en realidad lo son para el ecosistema del planeta.

«Ya se ve a muchas personas que apenas pueden tolerar, no sin problemas de piel o con dolores de cabeza, la iluminación con bombillas de bajo consumo que se está utilizando masivamente en escuelas y oficinas», denunciaba estos días en Radio 4 de la BBC el portavoz de la Fundación Dermatológica Británica, John Hawk. «Este tipo de iluminación emite radiaciones electromagnéticas que, como es lógico, pueden llegar a alterar determinadas proteínas de la piel y producir así una reacción alérgica, lo que se llama fotosensibilidad», explica el doctor Julián Conejo-Mir. «No se puede descartar, por tanto, que aparezcan eccemas en la piel. Dependerá, en cualquier caso, del número de horas de exposición, de cada persona y de la distancia a la que se encuentre de la bombilla», añade el presidente de la Academia Española de Dermatología.
Párrafo de la página http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2008/638/1200178806.html

Maria Jesus dijo...

Hola hermana, yo estaba cambiando todas las bombillas de mi casa, ya no se sabe que hacer, supongo que , como todo, tendrá su ventaja y su inconveniente, pero científicamente no tengo idea.

Un abrazo

hna. josefina dijo...

Edit, ése es el mail que yo recibí y me pregunto si será verdad.
Jorge, entré a los links, y por lo que entendí por lo menos hay que ser cuidadosos cuando se rompen. Yo no lo sabía. Tendrían que divulgarlo más ¿no te parece?

Fernando dijo...

No sé, yo soy de letras. En España han hecho obligatoria la compra de este tipo de bombillas, ya no se venden las normales, si lee usted en el periódico que empiezan a morir españoles en masa habrá que echar la culpa a las bombillitas estas y a su mercurio.

Mariaisabel dijo...

Hace años oí hablar de ello, pero nunca he sabido si es verdad.
Dicen que al colocarlas deberíamos ponernos unos guantes, pero ya digo, no tengo ni idea.
Tendrían que informarnos más, creo yo.
Un saludo
maribel

Jorge Calderón dijo...

Toxicidad

Las lámparas fluorescentes contienen mercurio, un metal pesado utilizado en forma de gas para producir radiación, que luego un polvo fluorescente convierte en luz visible. Los tubos fluorescentes convencionales contienen entre 15 y 25 mg de esta sustancia,[6] mientras que las lámparas de bajo consumo contienen una cantidad menor. Con la optimización de la tecnología de las lámparas, han surgido modelos con muy baja cantidad de mercurio: la Asociación nacional de fabricantes eléctricos norteamericana (NEMA) estipula un contenido máximo de 5 mg por lámpara,[7] aunque no todos los fabricantes cumplen con este estándar.[7] A pesar de la reducción del contenido de mercurio, distintas agencias de la salud recomiendan, en caso de rotura, abandonar la habitación durante 15 minutos, recoger los restos con guantes, o incluso, en caso de ser usada, cambiar la bolsa de la aspiradora.[8] Las lámparas CFL deben reciclarse por un procedimiento específico.