miércoles, agosto 15, 2007

A veces...

A veces me pregunto cómo podrán vivir los que no creen en la existencia de Dios; y, sobre todo, de este Dios que conocemos los cristianos, y que sabemos Bueno, Providente y Misericordioso.
Porque mi impresión es que, sin El, la vida se me haría tan dura: La enfermedad, y sus tratamientos que a veces son tan agresivos como aquella; la muerte; las incomprensiones humanas; las incertidumbres, soledades, pobrezas de tantos hermanos.
Y eso que no vivimos en un país en guerra, o en extrema pobreza... ¡cuántos hay que no conocen otra cosa!
Vos Señor, ¡lo habías planeado tan de otra forma!
Y nosotros lo estropeamos.
Y volviste a hacerte cargo. Viniste vos mismo a salvarnos y a enseñarnos a vivir...
¡Y qué poco caso te hemos hecho y te estamos haciendo!...
Así y todo, nos seguís queriendo; perdonando; nos seguís alentando, confiando en nosotros.
¡Nos seguís salvando!

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Jose!
Me parece que los que viven sin Dios, viven igual que los que viven sin tener en cuenta al projimo, sin amarlo.
Hace un tiempo creo y siento, que el amor a Dios más real es el amor que se palpa, se siente entrañablemente. Y el AMOR en mayusculas se manifiesta clarito... Sino mira la EUCARISTÍA cada día, manifestando su amor sin medidas... Sino mira a tu alrededor cuanta gente manifiesta el amor en silencio, pero concretito... Cocinando para esperarte, limpiando, cantando, mirandote a los ojos, saludandote.
El que vive sin los otros, vive sin Dios.
Creo.
Va un abrazo,
Vivian

hna josefina dijo...

Sí, Vivian, y sobre todo si lo decís vos que realmente lo vivís.
Gracias por venir y por comentar!
No dejes de entrar en los blogs de mis amigos. ¡Valen la pena!
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Hola,

Miren no estoy de acuerdo en absoluto. Creer en una entidad incontrastable no es una condición necesaria para ser considerado con el prójimo. Mucho menos una condición suficiente, basta ver la cantidad de atrocidades que se cometen en nombre de por ejemplo el cristianismo, en este caso (pero bien podríamos hablar de cualquier otra religión)

Es cierto lo que usted dice Josefina, que la vida sin la creencia en un dios es dura. Sobre todo porque uno asume la incertidumbre como una limitación humana natural y no se dedica a aceptar a través de la fe una respuesta. Es más fácil vivir con esperanza, por ejemplo en un dios. Pero tener una esperanza fundada en la fe y no en la razón, no implica necesariamente tener una esperanza real. Que querramos que algo sea cierto no es prueba de que lo sea. Y la creencia en dios mucho se nutre de esos deseos y frutraciones, no de la razón.

Saludos, Don Agnóstico.

Lilian dijo...

Uyyyy don anónimo, felicitaciones. Ud. ha descubierto que los que creemos en Dios no razonamos. Me parece bastante audaz y poco razonable su conjetura.

Hola hermana Josefina, pasaba a saludarla.

bendiciones a todos sus lectores.

Anónimo dijo...

No, no pretendí decir eso, y menos realizaría una generalización de ese estilo. Pero bueno, a confesión de partes...

Saludos, Don Agnóstico.

hna josefina dijo...

Don Anónimo: Yo entendí distinto lo que dice Vivian; y ahora, cuando lo vuelvo a leer, me pasa lo mismo: Ella dice que no se puede creer que se ama a Dios si no se ama al prójimo. Pero no dice nada de la contraria. Creo que a nadie le cabe duda de que se puede amar a los hombres sin creer en Dios.
También otra cosita: Hace mucho que he debido dedicarme a otra cosa pero yo hice filosofía; porque creo -y mucho, y para la vida- en la razón. Pero lo que no estoy de acuerdo es de que sea la única fuente de conocimiento. Hay muchas cosas -naturales incluso- que superan enormemente a la razón; y no podemos dejar de creer en ellas.
Y le diría más: Lo razonable, por lo menos en mi opinión, es que Dios no le resulte totalmente accesible a nuestra razón; ya que no sería Dios. Sería alguien bastante a la par nuestra que no se le podría llamar Dios.
Creo que con la idea de Dios, viene, junto, un modo de conocerlo que supera a nuestra razón. Para los cristianos, esto se puede dar porque Él mismo se da a conocer; y nosotros le creemos a Él.

hna josefina dijo...

¡Hola Lilian!
Hacía mucho que no nos comunicábamos! Bienvenida!

Anónimo dijo...

Estimada Josefína,

Un placer platicar con usted. Lo que dice Vivian es bien clarito más alla de cualquier interpretación que uno haga: "Me parece que los que viven sin Dios, viven igual que los que viven sin tener en cuenta al projimo, sin amarlo"(Vivian 9:54PM). Justamente dice lo contrario de lo que usted interpretó, puesto que no se refiere a los que "viven con Dios" sino a los que "viven sin Dios"

No puedo más que discrepar respetuosamente de este comentario. Pensar que sólo los creyentes tiene el monopolio de la consideración por el prójimo, es negar la misma naturaleza humana. Puesto que en efecto al igual que el resto de los primates somos animales sociales.

Etiendo su postura sobre la "razón" como fuente de conocimiento, pero nunca dije que fuera la única. Si asumo la más importante ya que personalmente descarto los conocimientos generados por métodos o sistemas que sean intersubjetivamente incontrastables (lamento que se lea tan cacofónico). Por ejemplo la fe o su contrapartida posmodernista tan de moda e estos días: la intuición.

Me imagino que usted adherirá a la postura de JPII en "Fedis et Ratio" y personalmente me ha gustado más la crítica que le hizo Sabater (dijo sutilmente que JPII como filósofo era un buen escritor).

Bueno Josefina un gusto,

Don agnóstico.

hna josefina dijo...

Don Agnóstico, ojalá que Vivian vuelva para aclarar su -según mi impresión- 'no muy felizmente redactado comentario'; o si no, me parece que voy a estar más de acuerdo con usted que con ella. Por supuesto que hay quien no cree en Dios y ama al prójimo. No me cabe la menor duda.
Lo que me dice de Juan Pablo II y Sabater me parece muy general. En su momento leí la encíclica, por supuesto que adherí, y también me gustó, pero me encantaría saber a qué se refiere usted, ya que hoy no sabría para nada repetirla, y aunque la vaya a buscar es muy larga para interpretar lo que ud. me quiere decir.

Anónimo dijo...

Estimada Josefina,

Le confieso que es un verdadero placer conversar con una persona de su nobleza. Le agradezco su franqueza y me veo obligado a dejar la puerta abierta a una mala redacción de Vivian.

Respecto de los comentarios de Sabater sobre Fedis et Ratio de JPII, él se mostró crítico con los conceptos filosóficos allí expresados y sutilmente buscó el modo de criticar a JPII como filósofo elogiándolo como escritor. Pero voy a buscarle la nota completa en mi archivo puesto que la memoria no es siempre la más sana de las consejeras.

Atentamente, Don Agnóstico.

hna josefina dijo...

Igualmente Don Agnóstico.
Realmente creo en la seriedad de nuestro diálogo.
Gracias por buscarme lo de Sabater; y me interesará por supuesto leerlo;
pero, usted opinará lo mismo que yo, que la crítica de un pensador a otro no necesariamente descarta al criticado ni a su pensamiento ¿verdad?
Le confieso que lo que más me interesaba era saber cuál era 'mi postura' a que usted se refería cuando me la citaba en la encíclica Fe y Razón de Juan Pablo.
También -aparte de que es el Papa, y, para nosotros, un documento suyo de esa envergadura es doctrina- creo que no me ha sucedido con sus escritos -que sí, me parecen bastante complicados en su lectura tal, vez por tener otro sistema de pensamiento al ser polaco- el no adherir con mi razón. Pero más que nada, mi deseo era saber lo que ud. me quería decir.

Anónimo dijo...

Josefina,

Créame que nada me gustaría más que continuar intercambiando distintos colores del pensamiento con usted. Pero algunas obligaciones laborales me impiden dedicarme a tan nobles menesteres del modo en que lo deseo. Espero organziarme pronto y poder hacerlo.

Le adelanto que Fedis et Ratio me dio la impresión en su momento de intentar, con audacia por cierto, darle la mano a dos metodologías para funbamentar creencias (fe y razón) que son para mi contradictorias en si mismas. La razón exige una actitud crítica ante la creencia, el replanteo permanente y la posibilidad de abandonar la misma si la descubrimos equivocada. La razón es (o debería) ser anti-dogmática. La fe por su parte, bueno usted sabe lo que significa y lo que es la aceptación de un dogma por fe, como por ejemplo en lo referente a quien denominan Virgen María.

Entiendo que muchos remiten a la fe, como recurso extraordinario ante los eventos en donde la razón se queda manca. Puesto que mucho hay que ella no puede explicar. Ahí es donde JPII intenta supeditar la razón, la ciencia y la filosofía a una esfera más amplia de la teología. Y creo que es un error, pero claro esta error que depende de las convicciones de cada uno. Muy distintas las mías de las de JPII por cierto.

Creo que si la razón no logra dar respuestas, lo lógico es soportar estóicos la incertidumbre, no usar la fe.

Nos comunicamos en breve, le repito que es un placer encontrar una mente antagónica con la cual es factible el diálogo. En cuanto pueda le consigo Sabater y seguimos con esto.

Don Agnóstico.

Anónimo dijo...

Hola Don AGNÓSTICO!
En mi entrada al blog, solo hice un comentario.
Jamás hablé de quienes no creen en Dios. Solo relacione (mal o bien) a quien VIVE SIN DIOS como a una persona que no ama al projimo, y para objetivarlo dije no lo tiene en cuenta.
VIVIR SIN DIOS, me parece muy distante a VIVIR SIN CREER EN DIOS, O SIN CREER EN EL DIOS DE LOS CATOLICOS, etc.
VIVIR SIN DIOS, me habla de soledad, de vacio, de no poder relacionarme con los demas...
Puedo equivocarme. Igual es solo una opinión.
Respecto a toda la tela que salio del comentario...
Puedo agregar que discrepo acerca de lo que usted dice sobre la razón y sobre la fe. Pero sinceramente me alegra mucho que seamos diferentes y podamos encontrarnos en un espacio como este.
La fe no es un recurso extraordinario donde la razón se encuentra manca...
Vivian María

Anónimo dijo...

Vivian María,

No se preocupe por enfatizar que son opiniones personales sus escritos. Nunca tomaría estos diálogos como algo personal u ofensivo, muy por el contrario de la discrepancia uno siempre aprende, aunque más no sea que nuestro sentir y pensar no siempre es el único.

Personalmente no encuentro la diferencia entre "vivir sin dios" y "vivir sin creer en dios". Vengo a refutar su enunciado en carne propia, vivo sin dios y no creo en él.

Con respecto a mi frase "La fe es un recurso extraordinario donde la razón se encuentra manca" me refería a la actitud de muchas personas con actitud científica pero que claudican ante las cosas para las que todavía carecemos de respuestas.

Esta claro que la fe no es solo eso. Para muchos es La "metodología" para justificar una creencia.

saludos, Don Agnóstico.

Anónimo dijo...

Josefina,

Le envié a su dirección de correo electrónico la nota de Sabater.

Avíseme si no la recibe por este medio y buscaré el modo de hacérselo llegar.

Don Agnóstico.

Anónimo dijo...

Hola Don Agnóstico!
Me dice que usted vive sin Dios y no cree en Dios y que no encuentra diferencias entre ambas.
Yo creo en Dios y siento que DIOS VIVE y actua en nuestra historia y en concreto aqui y ahora.
Creer en Dios es un regalo, yo le digo "GRACIA" (algo que Dios da a las personas, porque es BUENO y quiere compartirnos su vida) y también creo porque nací en una familia catolica, que me compartió su fe .
Por otro lado siento desde muy pequeña a DIOS VIVO, como un tu con quien me relaciono a diario. Lo siento en los acontecimientos concretos de la vida, en la creación, en las personas.
Lo que observo es que muchas personas dicen no creo en Dios, y muchas de ellas no creen porque no lo conocen o porque la formación que recibieron de sacerdotes, catequistas, o la propia familia, no le da un testimonio creible. Mil razones.
Una definición sencilla de DIOS es DIOS ES AMOR. Y el AMOR DE DIOS ESTA EN TODOS LADOS, EN TODOS LOS TIEMPOS DONDE LA VIDA ESTA PRESENTE.
Para mi las personas que aman, aun cuando digan no creo en Dios, viven con Dios porque el AMOR VIVE en ellos y se comunica.
Hay también en este tiempo posmoderno, individualista, neoliberal, egocentrico, llamelo como desee... personas encerradas en si mismas, incomunicadas, sin relaciones cordiales con los demas, que parecieran que viven sin AMOR.... para esas personas solas, tristes viven sin Dios, porque no le dan lugar en su vida al projimo ...
El primero que se hace nuestro projimo es Dios... en las entrañas de nuestra madre...
Obvio, mi concepción de la vida parte de DIOS COMO COMIENZO DE TODO Y TERMINO. ALFA Y OMEGA.
A mis alumnos muchas veces, ahora a los 43 años...que tengo. Les digo que a DIOS LO AMO, porque EL ME AMA. Y para mi es tan cierto y tan real, que no puedo debatirlo filosoficamente... no dudo.
Lo unico que puedo decir es que el modo de obrar de DIOS, su misericordia, su ternura, sus tiempos... no siempre los puedo entender.
También a ellos y a usted puedo decirles que CREO EN DIOS Y EL VIVE.
Que Dios lo bendiga en abundancia!
Vivian María

Anónimo dijo...

Vivian,

le agradezco lo que creo interpretar son buenas intenciones. Mire, le resumo que no es mi caso. No es un problema de formación mi agnosticismo, es una búsqueda.

Usted confunde "amor" con "dios". Ese es un problema que no podemos zanjar en este diálogo y que usted debe aprender a diferenciar. Le acepto que si usted cree en dios me diga que siente que dios la ama. Pero no puede decirme que una persona que vive con ese sentimiento, es sinónimo de que vive con dios. Como poesía de catequesis suena muy bien pero con todo respeto, estamos intentando hablar racionalmente.

No se ofenda, pero usted no puede decirme que la prueba de dios es que usted lo siente. Digamos que es una experiencia tan intersubjetiva como que yo le diga que existen los pitufos porque yo los siento ¿Me entiende?

Saludos, Don Agnóstico.