martes, diciembre 25, 2007

Respuesta



Por los comentarios del post anterior, verán que la ayuda grande me la dio "H".
Pero como lo encontré en castellano, a raíz de la revista Billiken, y es interesante lo transcribo:
"Desde el 17 de noviembre de 1919, cuando apreció el Nº 1, su nombre intrigó a grandes y chicos.
¿Qué significaba Billiken?
La respuesta no es breve, pero tampoco compleja.
Según una antigua leyenda, en la India vivió un simpático dios que logró arrancarles sonrisas a dos príncipes apesadumbrados. Y viendo el dios que en el mundo había aún más tristeza, se encargó de llevar alegría a muchas otras naciones y culturas remotas.
A principios del siglo XX, el fabricante norteamericano Billy Kent conoció la leyenda y creó un muñequito petiso, barrigón, eternamente sonriente y parecido a Buda, como se lo imaginaba él al dios Hindú.
Y como éste no tenía nombre lo bautizó con el suyo. Después, el pequeño ídolo se puso de moda en todo el planeta y fue muy popular entre los chicos argentinos.
Si tener un amuleto de Billy Kent no daba tanta suerte como se decía, por lo menos era un lindo regalito de buen augurio.
Y a Constancio C. Vigil –periodista y escritor–, que en esos días buscaba afanosamente un título para una inédita revista infantil, le pareció una buena idea usar el nombre de ese muñeco que los nenes amaban. Billy Kent, dicho todo junto y sin la T, pasó a ser Billiken.
Y así fue como la revista Billiken conquistó su identidad y el corazón de incontables lectores."

¿Les gustó? A mí sí.

4 comentarios:

Pensamiento libre dijo...

No lo sabía. Ahora lo que me gustaría ver es un muñequito del dios muñequito petiso, barrigón, eternamente sonriente y parecido a Buda.

Feliz Solsticio para usted.

h dijo...

Estas explicaciones provienen de un mito que circula en la Argentina, según el cual, cuando Constancio C. Vigil buscó nombre para su revista, adaptó el del muñeco, que era Billy Kent, como se llamaba su creador y fabricante. Pero este mito es falso. El nombre original del muñeco o estatuilla (que en las dos formas se hacía) era Billiken , que la única alteración que sufrió en la Argentina fue la manera de pronunciarlo. Su creadora fue una profesora de dibujo e ilustradora norteamericana llamada Florence Pretz, que patentó el diseño en 1908. Tampoco se llamaba Billy Kent el fabricante: lo produjeron varias firmas, entre ellas The Billiken Company of Chicago. Se dice que el nombre se lo pusieron por el presidente William Taft, "Billy", que acababa de ser elegido, con el sufijo -ken . Después aparecieron otros muñecos, imitaciones del original, con nombres parecidos, como Billican y Billikant .

Vigil no fue el único hispanoamericano que adoptó el nombre del muñeco para una revista: el mismo año en que apareció el Billiken infantil en Buenos Aires, 1919, salió en Caracas otra revista del mismo nombre, literaria, que se publicó hasta 1958.
(tomado de http://www.lanacion.com.ar/archivo/Nota.asp?nota_id=875305)

PL, en http://en.wikipedia.org/wiki/Billiken hay una foto del muñequito.

Cristian dijo...

Hermana Josefina:
Vengo a desearle un feliz 2008 a usted y la comunidad en donde vive. Gracias por su blog. Bendiciones.

finitud dijo...

Y los caramelos?