domingo, mayo 17, 2009

Juan 15,11

"Les he dicho todo esto para que mi alegría esté en ustedes y sean completamente felices"

Éste es un trozo del Evangelio de hoy. El sacerdote nos decía que es la frase central del discurso de Jesús en la Ultima Cena; y ésta, a su vez, es el eje de todo el Evangelio de Juan.
Que Su alegría esté en nosotros y seamos completamente felices, es el fin de la Creación, la razón por la que Dios se hizo Hombre -la Encarnación- y murió en la cruz para salvarnos, o sea la Redención.
Es, por supuesto, el motivo del Evangelio, de la 'Buena Noticia'.

"Les he dicho todo esto
para que mi alegría esté en ustedes
y sean completamente felices"
(Juan 15,11)

¿Creemos esto?
¿Lo vivimos?
¿Lo anunciamos?

13 comentarios:

maria jesus dijo...

Yo creo que no lo hacemos. Un abrazo, Josefina, he estado en Fatima estos dias y me he acordado de ti.

Juan Ignacio dijo...

Leo esto que decís mientras leo tambien el testimonio de Pablo Le-Bao-Thin a través de Benedicto XVI en "Spe salvi" y me siento un desastre...

"(...) Esta cárcel es un verdadero infierno: a los crueles suplicios de toda clase, como son grillos, cadenas de hierro y ataduras, hay que añadir el odio, las venganzas, las calumnias, palabras indecentes, peleas, actos perversos, juramentos injustos, maldiciones y, finalmente, angustias y tristeza. Pero Dios, que en otro tiempo libró a los tres jóvenes del horno de fuego, está siempre conmigo y me libra de las tribulaciones y las convierte en dulzura, porque es eterna su misericordia. En medio de estos tormentos, que aterrorizarían a cualquiera, por la gracia de Dios estoy lleno de gozo y alegría, porque no estoy solo, sino que Cristo está conmigo[...]. "

hna josefina dijo...

¡Epa!No lo puse para que nos reprochemos... ¡al contrario! ¡para que nos animemos!
¡Gracias María Jesús!¡Qué lindo estar en Fátima en su día!
Juan Ignacio, sí... nuestra felicidad completa no evitan tantos dolores o contrariedades como existen. Es algo mucho más hondo, más profundo, pero también más real.

ALMA dijo...

Hermana coincido con MAría Jesús en cuanto a que no recuerdo como se debiera hacer el Evangelio.

Me encantaría conocer Fátima!!!!

Un beso

Mariaisabel dijo...

Hna. Josefina,
No, no lo hacemos, pero es bueno recapacitar e intentarlo.

Ya estamos preparando, como cada año, nuestra peregrinaci´on a Lourdes. Vamos la primera semana de Julio.
Un abrazo

Fernando dijo...

Querida hermana:

Es curioso. A veces, cuando hablo con Juan Ignacio de temas del Evangelio, sale la palabra "realmente". Es una palabra que me gusta mucho. Uno cree, por supuesto, que (por ejemplo) Jesús ha resucitado, pero ¿lo cree "realmente", como cree "realmente" que hoy es lunes o que en unas horas será de noche? ¿Viviría uno igual si realmente creyera en la resurrección de Jesús?

Uno oye el texto que Usted cita, y lo cree, pero quizá no lo crea realmente. Quizá uno piense a veces que los ateos se lo pasan mejor, que su vida es más divertida, y que el cristiano no es más feliz que ellos, porque lleva como un baul cargado a sus espaldas. Son tentaciones, ya sabe, pero que hacen dudar de que uno se haya enterado del Evangelio que cita en el post.

Juan Ignacio dijo...

Josefina,
Apuntaba en esa dirección precisamente. A pesar de las dificultades, la alegría.
Fernando,
Quizás si hace falta decir "creo realmente" es porque se desvalorizó la palabra creo. Ojo, a veces es para hacer énfasis.
Saludos.

Alicia dijo...

¿Cuál es el sentido del Evangelio si no es vivirlo? Creo que es el único.
Decía Chiara Lubich que si desaparecieran todos los Evangelios escritos de la tierra, tendríamos que volverlo a escribir con experiencias de nuestras vidas ¡Maravilloso! Y eso de pensar que para ser un buen cristiano hay que ser sufridor no es verdad. La alegría sana que brota del corazón puro es la alegría del niño evangélico(que vive sólo y para ser OTRO JESÚS)
Un beso marplatense Josefina. Este blog se está poniendo bueno!!!!!

Mariaisabel dijo...

Hna Josefina,
Vuelvo a tu blog, para enviarte un abrazo y un saludo desde España.
Con cariño

hna josefina dijo...

¿A qué se debe Mariaisabel?
¿A Sta.Rafaela María?
Si no, no sé...
¡Gracias!

Analía dijo...

me había quedado con otras cosas del Evangelio del Domingo, "permaneced en Mí" era una de ellas.
Ahora leo, me pregunto...respondo para mí primero...
Digo, sí lo creo (lo creo "realmente"); aunque cuesta a veces vivirlo porque uno es limitado y frágil en muchos sentidos; pero no hay que desanimarse, "nos basta Su Gracia".
Esto de "lo vivimos?...lo anunciamos?" me gusta leerlo como invitación a hacer juntos el camino.

Y jose, gracias por tus palabras en mi blog. Me comprendiste bien.
Te dejo un fuerte abrazo!

Marta Salazar dijo...

así es... viste la película polaco-italiana Karol? Es buenísima, pienso yo... en ella, lo dice Karol :)

Un abrazo!

hna josefina dijo...

La vi. Pero hace mucho...
¡Me has dado ganas de verla de nuevo!
Saludos.