lunes, diciembre 21, 2009

Emanuel

¿Quién se acerca a quién? Nos hacía preguntarnos hoy el sacerdote en la homilía: No somos nosotros a Dios sino -en este caso- es Dios a nosotros.
Por eso es Emanuel (Dios con nosotros).
Tal vez estemos acostumbrados, pero... ¡¡qué inmenso es esto!!

6 comentarios:

Francisco Javier dijo...

Estimada Hermana:

Comparto su apreciación, esto es inmenso... me gusta poder leer experiencias de Dios en diversas personas, porque puedo palpar la inmensidad de su amor que actúa en todas las personas ;-)

Le deseo una bella Navidad, para que el amor siga rebozando de alegría su corazón...

¡Feliz Navidad! ;-)

Kike dijo...

¡Claro que es inmenso! Y claro que el peligro es acostumbrarse. Y creo que nos hemos acostumbrado bastante. Por ser una fecha llena de alegría e ilusión infantil, olvidamos que el Adviento es un tiempo de con-ver-sión. Salud.

maria jesus dijo...

Que pase una Feliz y Santa Navidad.
Un beso

Fernando dijo...

Querida hermana, vengo a felicitarle, a desearle que tenga unos días felices de Navidad, en compañía de sus hermanas, y que 2010 -año de cambios en su vida- sea un año feliz, tranquilo, lleno de Dios.

...

(Encontré la residencia de su Comunidad en la calle San Agustín, ahora están en obras. Conozco la capilla, la visité alguna vez que estaba abierta y que yo iba hacia Jesús de Medinaceli, ahí al lado. Han puesto una placa en la pared, recordando que ahí fue la primera vela de la Adoración Nocturna española)

hna josefina dijo...

Me alegro, Fernando, y agradezco tu interés.
¡Muy feliz, y llena de Dios, Navidad!
ya pasaré por tu blog.

Francisco Javier dijo...

¡Feliz Navidad para usted hermana! Que la paz y el amor inunden su vida hoy y siempre ;-)

Los mejores deseos para usted y los tuyos.

Un abrazo cariñoso.