miércoles, noviembre 17, 2010

Comedor


A medida que avanza el año el Comedor va presentando sus complicaciones.
Los comensales -"peregrinos"- están más irregulares en su asistencia: un día vienen los tres turnos completos y al otro falta una cuarta parte.
Y esto incide sobre los voluntarios que, al no tener tanto trabajo, se distraen y les cuesta estar pendientes de lo que haga falta. Tal vez sea que se nota el cansancio, o el aburrimiento. Sus asistencias también son intermitentes y un día vienen muchos y al siguiente muy poquitos.
Tampoco sabés cuánta comida hacer: si mucha y que sobre, o poca y que vaya a faltar.
Y así se complica la cosa.
Ya están cerca las fiestas -Navidad y cierre de año- que hay que preparar.
La asistente social, sin previo aviso, empezó a venir la mitad del tiempo que hasta ahora.

O sea: con el desgaste propio del caminar del año, tenemos que renovar el entusiasmo para remontar lo que queda y llegar con alegría al final.
¡Dios nos ayude y nos anime!

4 comentarios:

AleMamá dijo...

Sucede en todas partes. El año ya se derrumba y el cansancio afecta, pero el comedor debe seguir, ¿no?
¡Ánimo y que todo vaya bien!

Fernando dijo...

Me da mucha pena lo que cuenta de los voluntarios, hermana. Si uno se compromete ha de hacerlo hasta el final, haga frío o calor, vayan demasiados necesitados o vayan muy pocos. Lo contrario -y no quiero juzgar a nadie- da una imagen un poco frívola, como de capricho.

¡Qué bien nos conocía Jesús a todos! Cuando narró la parábola del sembrador y de los tallos que se cansan pronto, pese al entusiasmo inicial, parece que hablaba de cada uno de nosotros.

Juan Ignacio dijo...

Pueden hacer "comidas especiales". No que vayan a cambiar el menú. Perdo dicen: mañana hacemos la comida de la Presentación de Nuestra Señora, mañana la de Jesucristo Rey.

Quizás se enganche a voluntarios por el afecto que puedan tener a esa fiesta, o despertar su sentido religioso, algo tibio por el cansancio de fin de año.

Maria Jesus dijo...

A nivel familiar, tambien pasa los fines de semana.

Lo peor es lo de los voluntarios ¿no? porque si sobra comida se puede congelar.

Bueno, como al final de nuestra vida nos van a examinar en el amor, ustedes tienen una buena cuenta corriente de eso.