lunes, septiembre 03, 2007

El trasfoguero


Si uno prende una fogata –una chimenea, o un fueguito-, trata de conservar la llama; y cuanto más encendida más linda.
Pero hay momentos, tiempos, mejor dicho, -como pasar la noche, o los ratos que estará desantendida- que con conservarla prendida, hasta que vuelva posibilidad de la llama, ya se logra lo esencial. Para esto se usa otra leña: dura, que no arde tan rápido ni se nota casi, pero que mantiene el rescoldo mucho tiempo.
Tal vez parezca apagado.
Pero el corazón sigue ardiendo; y, cuando afloje el clima o cuando se agregue leña más blanda, el fogón se hará, de nuevo, grande y luminoso.
Nunca se apagó: lo conservó el ‘trasfoguero’.
-----------
A veces pienso –muchas veces me encuentro en ello- que hoy, lo que se puede, y hacen falta, es ser ‘trasfoguero’.

8 comentarios:

Pablo Muttini dijo...

Hermosa imagen, querida Jose. Agradezco al Buen Dios tenerte siempre dispuesta a arrimar leñita seca cuándo sólo quedan en mí sus brazas.
Abrazo y nuevamente gracias!
Pablo

Armando Vallejo Waigand dijo...

¡Qué bonita metáfora! La podemos aplicar al amor de pareja, a la fe, a la oración... Tenemos que hacernos con una buena provisión de esa leña dura tan útil, pero sin olvidar avivar las llamas con frecuencia. Gracias.

Juan Ignacio dijo...

Muy bueno.

PD: una entrada que ha de gustarle a Eduardo Mangiarotti, por su nueva ambientación.

hna josefina dijo...

Armando, la metáfora no es mía: la leí hace ya muchos años en uno de los libros de Menapace. Y, a partir de allí, la contaté muchas veces; en la realidad del mantener el fuego (ejemplo: este invierno en el campo), y por, por analogía, en la vida como pongo arriba.

Pedro Barahona dijo...

Has sido distinguido con el premio Thinking blogger award, como no podía ser menos (visita mi blog). Felicidades. Un fuerte abrazo

finitud dijo...

Me vino más que bien la metáfora, para varios aspectos de mi vida. Gracias!
Cariños!!

aeronauta dijo...

Como Teresa de Calcuta. Hay quién han dicho que es "atea, hipócrita y malvada" por no sentir su fe, por mantenerse en ella y ¡por estar contra el aborto!
Lo leí en una polémica en el blog de Es justo y Necesario

Belen Strouzas dijo...

Hermoso ❤️