domingo, septiembre 09, 2007

Más para pensar.

No somos 'dueños' sino 'administradores'.
Y 'ad-ministrare' es: 'para servir'.
Bastante distinto. ¿No?
Dueño: para mí.
Administrador: para el otro.
El secreto no está en poseer, tener... sino en dar.

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

¡Qué buena etimología!
A anotar...

Alemamá dijo...

Sí, y que los hijos son "prestados" va en la misma línea. Nos los dan y luego nos apoya con su gracias y luego a dar cuenta de los talentos.

Un abrazo, Jo, Sofía va bien. Está muy linda esta chileno-argentina.
¿Cómo si no? jeje