miércoles, marzo 12, 2008

Su mirada

"El Señor se volvió y miró a Pedro; éste recordó lo que le había dicho el Señor: antes de que cante el gallo, me negarás tres veces. Salió fuera y lloró amargamente" (Lucas 22, 61-62)



"Yo he tenido unas relaciones bastante buenas con el Señor. Le pedía cosas, conversaba con Él, cantaba sus alabanzas, le daba gracias...
Pero siempre tuve la incómoda sensación de que Él deseaba que le mirara a los ojos..., cosa que yo no hacía.Yo le hablaba, pero desviaba mi mirada cuando sentía que Él me estaba mirando.
Yo miraba siempre a otra parte. Y sabía por qué: tenía miedo. Pensaba que en sus ojos iba a encontrar una mirada de reproche por algún pecado del que no me hubiera arrepentido. Pensaba que en sus ojos iba a descubrir una exigencia; que había algo que Él deseaba de mí.
Al fin, un día, reuní el suficiente valor y miré. No vi en sus ojos reproche ni exigencia. Sus ojos se limitaban a decir: 'Te quiero'. Me quedé mirando fijamente durante largo tiempo. Y allí seguía el mismo mensaje: 'Te quiero'.
Y, al igual que Pedro, salí fuera y lloré"
---
(Toni de Mello. "El canto del pájaro")

4 comentarios:

maria jesus dijo...

Me voy a la playa a pasar la Semana Santa, iba con la intención de simplemente estar con el Señor, sin darle la lata, pero despues de leer el post, voy a mirarle a los ojos y a dejarme querer. Gracias hermana por estas entradas tan consoladoras. Hasta la vuelta

JOTA dijo...

Sabes me recordo una frase de San Alberto Hurtado, sacerdote jesuita chileno, que el le decía en un discurso a los jovenes: "El que ha mirado profundamente una vez siquiera a los ojos de Jesús no lo olvidará jamás"...

Botón dijo...

Sí, creo que las más de las veces temo mirarle a los ojos...
Bellísimo el texto de Tony de Mello

Un abrazo!

Pedro Barahona dijo...

Un texto precioso para poner en práctica todos los dias.