jueves, junio 12, 2008

Pensándolo bien...



Hoy pensaba sobre la entrada anterior:
Mi viejita Toshiba Satellite y el Citroen 2 caballos...
Los dos andan. Y te llevan a donde querés ir... Es verdad que, a estas alturas, por sus años tienen algunos achaques –la compu necesita teclado externo y como dije demora mucho; y mi citroen es imaginario, pero algunos todavía se ven en las rutas y, de a poquito, van llegando- pero son re-fieles, tal vez más fáciles de arreglar que los nuevos; porque ahora vienen mucho más herméticos, para usar y descartar.
La verdad, que yo también estoy desde hace un tiempo tratando de renovarla. Y, hoy, me siento como si me estuviera traicionando a mí misma...
Es que me di cuenta que pasa muy parecido con las personas: Cada vez las descartamos más rápido; no damos oportunidades; ¡y prescindimos (¡terrible!, por esto del‘use y, cuando sea más trabajoso, tire y cambie’) de tanta riqueza humana!...

9 comentarios:

Alemamá dijo...

¡Amén, Jo! así es y es muy triste.

dimas dijo...

Tener,obtener,retener,pero....¿y el ser?

Un saludo desde Zaragoza

maria jesus dijo...

Hay un dicho "Si quieres tener toda la sabiduría del mundo, comprate un viejo". Gracias a Dios en mi familia hemos vivido todas las generaciones juntas y mis hijos han tenido una relación muy estrecha con sus abuelos y sus bisabuelas, es de lo mas enriquecedor

Joana dijo...

Así es la tecnología, cambia muy rápido y que dificil es a veces obtener un computador!
Muchas veces uno le toma cariño a las cosas y cuesta mucho de dejarlas!
pero desgraciadamente llega un momento que es necesario de hacerlo...

Hermana, Gracias por visitarme y compartir, siempre será Bienvenida!

dejaré un link de su sitio en el mio.

Un Abrazo!

Joana dijo...

Hermana, tal vez limpiando los archivos temporales le ayude que ande un poco más rápido y revisar los programas instalados, tal vez pueda sacar alguno, a veces hay páginas tan pesadas que consumen todo el recurso.
pero borrar temporales ayuda muchisimo!

Un Abrazo.

hna josefina dijo...

¡Gracias Joana!
Ya limpié los temporales.
Sin duda es que esta máquina que, con teclado externo eso sí, anda regio tiene sus límites. Demasiado bien que anda.

Leo dijo...

Hola Jose, vengo a devolverte la visita y de paso me gustó este post porque yo tuve una Toshiba, ya la descarté y la extraño! Pueden surgir dos cosas a raíz de esto: cuán aferrados estamos a las herramientas, a los "extensores" artificiales de las manos del hombre para hacer cosas, y por otra parte el enfoque humano que le diste... cuán fácil y rápido cambiamos y cambiamos... el cambio puede ser positivo pero me acuerdo de un texto que leí del libro Animal de radio de un periodista argentino Lalo Mir que contaba cómo frenéticamente hacía zapping e iba enloqueciendo porque miraba todo y no veía nada y de ahí la reflexión del cambio: cambio, cambio y al final... nada cambia...
No te voy a aburrir más, por lo pronto me causa risa el hecho de que escribí más en tu blog que en el mío... JE JE..

Saludos fraternales en Cristo y María

hna josefina dijo...

¡Bienvenido Leo!
Ojalá te enganches vos también con el tuyo... ya volveré.
¡Saludos!

Jorge S. King dijo...

Hola Hermana!. Mi primera notebook fue una Toshiba Satellite. La compre en el '98 (siglo pasado), unos 4 o 5 años la remplace, pero a la Toshiba se la pase a mis sobrinos para los asuntos de la escuela, aún anda dando vueltas en la casa de mi hermano. Un muy buen equipo, que por ahí lo recuerdo bien por todo lo que me permitió hacer.
El tema es, que en este asunto de la informática, el período de vida útil estándar de las cosas, es cada vez menor, y de alguna manera hay que asumirlo.
Un cordial Saludo Santiagueño!