miércoles, septiembre 09, 2009

Pregunta con fondo

¿Le habrán pedido algún autógrafo -o, en todo caso, muchos- en su vida a Gandhi, Jean Vanier, René Favaloro o Teresa de Calcuta?
¿A quién le pediría yo, un autógrafo? ¿Y vos?

8 comentarios:

Jorge S. King dijo...

Tal vez les habrán pedido un autógrafo sobre alguna fotografía.
Yo, difícilmente le pediría un autógrafo a alguien.
Saludos Santiagueños.

hna josefina dijo...

Jorge, no sé si se entiende el fondo de la pregunta.
En general, los que piden autógrafos es porque consideran muy importante, o valoran mucho al que se lo piden.
Mi pregunta: ¿Valoramos más a los más importantes, o a los más famosos por ejemplo?

derechofamilia-páginas libres dijo...

Hna. Josefina,
Es una pregunta muy interesante, en ella veremos lo superficial o lo que realmente hace importante a una persona, yo tuve la suerte de conocer a la Madre Teresa de Calcuta, cuando vino al Perú, donde tienen una casa para enfermos y desamparados, me impresionó tanto que lo único que hice es "besar su mano y pedirle su bendición",se notaba la santidad en su rostro. No lo pensé en ese momento, pero estoy segura de que estaría feliz con un autógrafo de la futura Santa, era tan humilde, pero irradiaba la belleza del Alma que tenía.
En general no suelo pedir autógrafos, algunas veces lo he pedido a escritores famosos que me firmen sus libros, uno de ellos es Mario Vargas Llosa, a quien conozco personalmente.
!MUY BUENA PREGUNTA LA QUE HACE!
Saludos cariñosos,
María del Carmen

Alicia dijo...

¡Grande Josefina! Me hacés pensar un montón. Tanto, tanto que escribí y enlacé tu post. En primer lugar a mis amigos. Los viejos, los más nuevos, los de siempre...Ellos merecen mi admiración, mi cariño y mi respeto. Y al llegar aquí veo que hay tantos que estran en esta categoría. También se lo pediría a mi Padre Cayetano de 86 años porque sigue cautivando toda mi admiración por lo que es y lo que hizo. A una señora que veo todas las tardes sacar a caminar una anciana y dar varias vueltas a la manzana. Seguro es su trabajo, pero yo admiro su constancia. A Clarita mi hija que dibuja y pinta tan precioso¡Es espectacular su Don!. A cada uno de los maestros que están al frente de alumnos en estos días: son verdaderos heróes, de verdad. A Iván que aprobó su E.G.B este año después de pasar momentos difíciles, y con 15 años es una gran victoria. A Javier mi esposo que sigue apostando a "cambiar la realidad de los hospitales" y con el ejemplo de su vida gana adeptos al "se puede". Como verás tengo una lista casi interminable. Algunos no podrían firmar por su enfermedad, por analfabetos o por su corta edad y otros merecerían firmar varias veces porque en sus vida y acción llevan a muchos.
Gracias! Gracias por ayudarme a pensar y a ser un poco más responsable de los míos!

Jorge S. King dijo...

Lo entiendo perfectamente Hermana. Es difícil responder por otros, me da la impresión que hay quienes valoran más a los más importantes y quienes valoran más a los más famosos.
En mi caso, la fama no me atrae mucho que digamos, salvo casos como Gandhi o Teresa de Calcuta.
En general tengo admiración por ellos, pero no creo que si hubiera tenido la oportunidad de conocerlos personalmente, les pediría un autógrafo, si tomaría fotos de ellos y recordaría para siempre la experiencia de estar frente a ellos. No se si me entiende.

Juan Ignacio dijo...

Es cierto que es más fácil imaginarse a la gente pidiendo autógramfos a un músico o actor moderno que a una personalidad eminente de la ciencia o de la vida religiosa.

Con estos últimos la gente suele decir con más orgullo: "conocí a tal".

Y eso quizás nos muestra un poco que hacemos alguna diferencia entre ambos tipos de personaje.

*

Yo no le pediría un autógrafo a Benedicto XVI o en su momento a Juan Pablo II, pero sin duda que los admiro y quisiera (y hubiera querido) verlos personalmente.

Juan Ignacio dijo...

Lo cierto es que me imagino ahora algún músico moderno de nivel o algún actorazo en serio y tampoco les pediría autógrafo. Suena medio adolescente.

Fernando dijo...

Yo se lo pediría a la hermana Josefina, por escribir tan bien y traer temas tan interesantes.