miércoles, febrero 18, 2009

Misterios

Hay temas en la vida que son difíciles…Y problemas que son bien grandes…
Tal vez por eso muchas veces los abordamos cada uno de un modo distinto, y es posible que todos veamos un poquito de lo que es la realidad.
La enfermedad grave, los accidentes serios, la muerte…
Con el correr de los años, puedo decir que tengo bastante experiencia cercana en esto. Y también, por eso, a esta altura mi propio modo de mirarlo:
Sin duda, la enfermedad, la violencia y la muerte no es algo querido por Dios -Él no nos creó para eso; seguramente tenía pensada la cosa de otra forma- sino que surgen como consecuencia del pecado. Y por eso, como todo lo que viene por el pecado es anti-natural, y tan doloroso.
Pero, gracias a su Amor, Jesús desde su propio sufrimiento y muerte, consiguió revertirle el sentido. Lo que era malo lo convirtió en fuente de Vida.
A partir de su resurrección, tanto dolor nuestro no se suprime sino que –unido al Suyo- tiene verdadero sentido: también es fuente de Vida.
De todos modos, esto es demasiado grande, lo que los cristianos llamamos un misterio.
Pero –como decía arriba, lo digo por experiencia- poco a poco, aunque no lo entiendas, vas sintiendo, palpando, que la cosa pasa por ahí: El dolor en el mundo –y en cada corazón- es enorme; uno diría a veces, demasiado grande… Pero Dios, en Jesús, logró convertirlo –con su propio dolor-, de algo que parece aridez y destrucción, en fuente de Vida verdadera.
(¡Ojalá se entienda lo que quiero trasmitir!)

5 comentarios:

Jorge S. King dijo...

La verdad es que no logro entender el mensaje, será que gracias a Dios aún no he tenido ningún gran dolor que sea insuperable, tal vez aún mi comprensión no llega a tanto Hermana. Cada ves que he sufrido por algo, al poco tiempo gracias a Dios lo he superado porque se que él está con nosotros, siempre está y siempre me ha consolado.
Saludos Santiagueños

Cecilia dijo...

Hermanita, la frase final, no sé si hace falta ponerla. Parto de tus buenísimas intenciones, así que el que entiende otra cosa,está equivocado.

Yo que vengo de 10 años de enfermedad de mi hermano sé lo que vivimos, porque mi hermano "llevaba la cruz" pero nosotros estabamos ahí, con él en la lucha. Su vida era tremenda, hasta temió por su cordura tiempos antes de morir. Porque el cáncer, ES una pesadilla.

Si la gente supiera cómo mueren los enfermos de cáncer dejaría de hacer algunas cosas que hace, como fumar.Si vieran lo que sufre un enfermo de cáncer, se dejarían de jorobar con muchas cosas.

Sé que Dios permite las cosas. Y lejos de alejarme de la fe sigo, como antes, aún más cerca.
No comprendo a aquellos que no creen en Dios. ¿Qué sentido tiene la vida y la muerte para ellos?

Te mando un beso. Te debo un mail.

eligelavida dijo...

Hoy precisamente he colgado un vídeo donde un protagonista, un joven nacido sin brazos ni piernas, da toda una lección de coraje y dice: No me cambiaría por nadie, no porque me guste vivir así, sino porque sé que puedo ofrecer a los demás algo que otros no pueden darles: esperanza. Ese es el misterio del sufrimiento, que puede dar muchos frutos.

Natalio Ruiz dijo...

La entiendo y comparto las ideas estimadísima hermana.

El misterio del Mal y los males es un tema grande, enorme. Yo vuelvo a él a cada paso.

Para esos cuestionamientos y dolores fuertes recomiendo los libros de Lewis sobre el dolor (una pena observada, el problema de dolor, etc).

Respetos.

Natalio

Alicia dijo...

Querida Josefina;
Entender el sufrimiento como antesala del gozo parece ser para almas grandes.Pero la experiencia, propia de y de otros, me dice que se puede "practicar".
Mi maestra de vida,Chiara Lubich considera que el Amor lo transforma todo...hasta el dolor. Pero el dolor está, existe y hasta el Hijo de Dios lo padeció en la cruz.¡Dios mío, Dios mío...¿por qué me has abandonado? El misterio del dolor se entiende, supera y transforma sólo con un amor capaz de "dar la vida".
Un abrazo grande.