jueves, febrero 26, 2009

Sobre el mate



Alicia puso una entrada preciosa.
Sobre todo para argentino y uruguayos...
Ya nos dirán otros qué les parece.

miércoles, febrero 25, 2009

Cuaresma - Camino hacia el bautismo

Desde antinguo, la Cuaresma, fue para los catecúmenos un tiempo intenso de preparación para recibir el Bautismo en la Pascua.
El Concilio Vaticano II hace resurgir esta tradición.
Hoy iniciamos este camino: Siguiendo a Jesús en su marcha hacia la muerte y Resurrección, renovemos nuestro Bautismo, que nos hizo morir al pecado para recibir la Vida que Él nos regala.

Me pregunto

¿Cómo puede ser que haya tope obligatorio de velocidad para los automóviles y otros medios de locomoción en todos lados, y -sin embargo- se permita que los fabriquen con capacidad de correr tantísimo más?
¿Por qué no hacer una convención mundial estableciendo una velocidad máxima, prohibiendo, de ahí en más, la fabricación de nada capaz de excederla?
¿No sería muchísimo más sensato? Ahorraríamos tantas desgracias.

domingo, febrero 22, 2009

El regalo para el paralítico



La casa estaba tan llena que hasta tapaban la puerta. Por eso, los cuatro que llevaban su camilla, abrieron el techo del lugar donde Jesús estaba, y bajaron al paralítico. Cuando vio la fe de esos hombres, Jesús le dijo: “Hijo, tus pecados te son perdonados”.
El evangelista Marcos no da más detalles. Pareciera que ninguno, ni el enfermo ni los que lo llevaban, dijo nada.
Fue Jesús quien habló, los interpretó, y le perdonó los pecados.
¿Habían venido a eso?... Tal vez sí.
O tal vez… Jesús, que conocía a cada uno –nos conoce, a cada uno-, sabía que le estaba regalando mucho más con eso que con los que ellos venían a pedir.
----------
- No siempre, lo que quisiéramos que Dios nos dé, es lo que más necesitamos.
- Después, para darles una señal a los judíos, además, le dijo que se levantara, tomara su camilla y se fuera a su casa. (cfr. Mc.2, 2-12)

miércoles, febrero 18, 2009

Misterios

Hay temas en la vida que son difíciles…Y problemas que son bien grandes…
Tal vez por eso muchas veces los abordamos cada uno de un modo distinto, y es posible que todos veamos un poquito de lo que es la realidad.
La enfermedad grave, los accidentes serios, la muerte…
Con el correr de los años, puedo decir que tengo bastante experiencia cercana en esto. Y también, por eso, a esta altura mi propio modo de mirarlo:
Sin duda, la enfermedad, la violencia y la muerte no es algo querido por Dios -Él no nos creó para eso; seguramente tenía pensada la cosa de otra forma- sino que surgen como consecuencia del pecado. Y por eso, como todo lo que viene por el pecado es anti-natural, y tan doloroso.
Pero, gracias a su Amor, Jesús desde su propio sufrimiento y muerte, consiguió revertirle el sentido. Lo que era malo lo convirtió en fuente de Vida.
A partir de su resurrección, tanto dolor nuestro no se suprime sino que –unido al Suyo- tiene verdadero sentido: también es fuente de Vida.
De todos modos, esto es demasiado grande, lo que los cristianos llamamos un misterio.
Pero –como decía arriba, lo digo por experiencia- poco a poco, aunque no lo entiendas, vas sintiendo, palpando, que la cosa pasa por ahí: El dolor en el mundo –y en cada corazón- es enorme; uno diría a veces, demasiado grande… Pero Dios, en Jesús, logró convertirlo –con su propio dolor-, de algo que parece aridez y destrucción, en fuente de Vida verdadera.
(¡Ojalá se entienda lo que quiero trasmitir!)

sábado, febrero 14, 2009

Jesús liberador


El domingo pasado, en la homilía, el sacerdote nos dijo algo que para mí fue muy clarificador. Era el evangelio de la curación de la suegra de Pedro y, después, de otros enfermos de los que el evangelista no da más detalles:
Jesús viene a liberarnos. No a solucionarnos los problemas.
Como en el Antiguo Testamento Dios salva a los judíos de la esclavitud en Egipto, pero no por eso ellos tienen menos problemas -al punto de quejarse en el desierto de que estaban mejor en el cautiverio- Jesús nos libera, nos quita las dificultades que nos traban, que nos esclavizan, para que así podamos nosotros mismos construir nuestro camino.
A veces creemos que él nos va a solucionar todo…
Jesús, que es Dios, es Señor de la Vida. Entonces ¿cómo va a coartarnos, o recortarnos, nuestra posibilidad de ser nosotros constructores de nuestra propia vida?
Sería contradictorio. Sí él nos libera: o sea que nos salva, nos destraba, nos desbloquea de aquello –pecado, dificultades, barreras personales- que nos puede impedir seguir siendo nosotros, libremente, constructores –o no- de nuestro destino y de nuestro mundo.

martes, febrero 10, 2009

El blog

Hoy me encontré planteándome qué era para mí un blog. Y, como otras veces, me contesté: un medio para que gente común se comunique con gente común sobre la vida, o distintos ámbitos de ésta.
Mi pregunta fue por cuestionarme qué, o cuáles, son los temas que toco en el mío... Esto sí es una opción concreta propia, pero lo diría así: trato de publicar lo grande o lo pequeño de la vida que me parece importante y que supongo que puede interesar, ayudar, gustar o servir a otros el leerlo. Tal vez, esto segundo acota muchas veces lo que escribo.
Muchas cosas de la vida, y en la actualidad, me parecen importantes -por decir algunas de hoy: Eluana, el obispo Lefebrista, el alud de Tartagal y tantas más- y sin embargo ni las menciono: Creo que es porque no estoy segura de que lo que ponga pueda ayudar, servir o interesar a otros; no por el tema, sino por lo que yo pueda poner y cómo pueda hacerlo.
O sea: Me gustaría que los lectores de blogborrador sepan que siempre escribo sobre lo que me importa; pero, también, que no escribo sobre todo lo que me importa.
Sólo sobre algunas cosas.
Después de todo, esto es sólo un blog-borrador.

viernes, febrero 06, 2009

Naty Petrosino


No la conocía; nunca había oído hablar de ella. Ayer -escuchando una radio argentina- me enteré de su obra.
La busqué en internet, y hay muchísimo en la red.
Como pasa no pocas veces, tal vez la conozcan más fuera de su tierra que sus paisanos.
¡Cuántas lindísimas personas habrá, seguro, hoy construyendo el mundo que los demás ni nos enteramos!... Sin duda son las más.
Una pena, porque son las cosas que nos animan a todos a ser más buenos, a querernos más, a pensar que podemos.

domingo, febrero 01, 2009

25 años




El 2 de febrero –de hace ya 25 años- llegaba a la Congregación para empezar un camino nuevo. Fue Jesús el que me trajo; Jesús y Rafaela María la fundadora de esta familia religiosa Esclavas del Sagrado Corazón. Y es Jesús, desde ya, quien me brindó su gracia para llegar hasta hoy.
Todo el que lea esta entrada, siéntase invitadísimo a dar gracias conmigo por tanto recibido. Y también, por supuesto, será bienvenida toda oración para que sepa –sepamos, todas y cada una- responder en adelante, cada día, a su Amor y a su sueño -el de Dios- sobre nosotras; y compartirlo con muchos hermanos.
¡Muchas gracias!