viernes, octubre 17, 2008

Relaciones humanas






“En su libro Les Exclus, René Lenoir habla de los niños indios del Canadá, de los autóctonos. Cuenta cómo un grupo de veinte niños a quienes se les ha prometido un premio para el que primero responda a la pregunta ‘¿Cuál es la capital de Francia?’, se juntan para intercambiar sus ideas y después gritan juntos la respuesta ‘París’. ¿Por qué? Ellos saben que solamente hay una oportunidad sobre veinte de ganar, pero más aún, saben que el que gane el premio pierde la comunidad, pierde la solidaridad, se vuelve superior, abandona el grupo.
En nuestros países más ricos muchos han ganado premios pero han perdido la comunidad y la solidaridad. En los países más pobres no han ganado ningún premio, pero han guardado a menudo ese sentido de solidaridad.”

Es otro trocito –para pensar- de Cada Persona es una Historia Sagrada, de J.Vanier.

4 comentarios:

maria jesus dijo...

Efectivamente, en los paises ricos cada vez hay más individualismo y como consecuencia mas soledad

ALMA dijo...

Hermana, muy buena la enseñanza de hoy

Andrés Cárdenas M. dijo...

No se si sea verdad. Después de todo, la reflexión es buena. Qué bueno encontrar su blog!

hna josefina dijo...

Lo que dudás que sea verdad ¿es la anécdota o la reflexión?
Tratándose de una cultura distinta, yo lo veo muy creíble. En la nuestra me costaría más.
¡Bienvenido Andrés!